ECONOMÍA CIRCULAR: UN CAMBIO HACIA LA SOSTENIBILIDAD

Producir, consumir y tirar. Éste modelo clásico de economía lineal que ha estado funcionando durante décadas, evidentemente está acabando con los recursos del Planeta. Desde hace algunos años, la conciencia ambiental nos ha llevado como sociedad a apostar por un modelo más respetuoso con el Planeta: la economía circular, cuyo objetivo principal es mantener el valor económico de los productos el máximo tiempo posible basándose en tres claves: Reducir, Reusar y Reciclar.  Este modelo que va penetrando lenta pero profundamente en el tejido de organizaciones públicas y privadas presenta todos los síntomas de tener intención de permanecer, y es que la transición a un modelo de economía circular es un cambio hacia la sostenibilidad.

 

 

El modelo económico lineal que busca potenciar un consumo a corto plazo ha llevado al planeta a una situación insostenible. Este sistema obsoleto está diametralmente opuesto al ciclo de vida de la naturaleza, en la que no existen los términos “basura” ni “vertedero”. Todos los elementos en la naturaleza cumplen una función de manera continua y son reutilizados para su aprovechamiento en distintas etapas. Este modelo cíclico de la naturaleza es en el que está basado la economía circular: un cambio hacia la sostenibilidad que se presenta como un sistema de aprovechamiento de recursos en el que prima la “Regla de las tres R” o claves antes mencionadas: Reducir, Reusar y Reciclar.

 

 

A diferencia del modelo económico de economía lineal donde prima el aspecto económico, el modelo de economía circular prioriza los criterios de sostenibilidad para producir de una manera más respetuosa con el medio ambiente.

 

 

El modelo de economía circular prioriza los criterios de sostenibilidad para producir de una manera más respetuosa con el medio ambiente

 

 

PRINCIPIOS DE LA ECONOMÍA CIRCULAR

 

Uno de los principios fundamentales de la economía circular es la idea de que los residuos pueden ser tratados como recursos. Y es que junto a las claves anteriormente citadas (reducir, reutilizar y reciclar), se unen otros conceptos clave como repensar, rediseñar, reparar, recuperar, etc que hacen de la economía circular un modelo que vela por los intereses del Planeta y, consiguientemente, un cambio hacia la sostenibilidad.

 

 

Estas y otras muchas claves permiten que la economía circular, a diferencia de la economía lineal, proporcione múltiples mecanismos de valor no vinculados al consumo de recursos finitos. Veamos en detalle los tres principios clave en los que se basa la economía circular y como cada uno de estos principios aborda los distintos retos:

 

  • Principio 1: Preservar y mejorar el capital natural controlando existencias finitas y equilibrando los flujos de recursos renovables. Siempre que sea posible, cuando se necesitan recursos en el sistema circular se seleccionan y eligen tecnologías y procesos que permitan la utilización de recursos renovables que tengan mejores resultados.

 

  • Principio 2: Optimizar el uso de recursos rotando productos, componentes y materiales con la máxima utilidad en todo momento. Este principio supone crear un proceso cíclico que permita repetir la fabricación, restauración y reciclaje de modo que los materiales sigan contribuyendo a la economía. Incrementar la vida útil de los materiales y fomentar su reutilización facilita la reducción de recursos y la preservación del uso energético.

 

  • Principio 3: Fomentar la eficacia del sistema y mejorar los entornos sociales y ambientales. La economía circular busca reconstruir el capital, bien sea financiero, manufacturado, humano, social o natural. Por ello, apuesta por procesos que eviten producir daños a cualquier actividad relacionada con la alimentación, movilidad, salud, contaminación, cambio climático, etc.

 

 

La economía circular, a diferencia de la economía lineal, proporcione múltiples mecanismos de valor no vinculados al consumo de recursos finitos.

 

 

CONCLUSIONES

 

Estos principios en los que se sustenta la economía circular nos permiten definirla como reparadora y regenerativa. Con ella, se pretende conseguir que los productos, componentes y recursos en general mantenga su utilidad y valor en todo momento. O dicho de otra forma: la economía circular es un cambio hacia la sostenibilidad. Pero este modelo económico requiere de una nueva forma consciente de interpretar el mundo: con valores y comportamientos tanto por parte de los ciudadanos como de las administraciones y empresas.

 

 

Desde ASHES TO LIFE, tal y como avanzábamos en el artículo “La responsabilidad empresarial empieza en los sueños”, hemos asumido nuestra parte de responsabilidad a fin de que nuestra actividad genere un impacto social y ambiental positivo. Pero resulta vital que todos los actores tomemos conciencia de la importancia de velar por la salud y sostenibilidad del Planeta, y que cambiemos o adaptemos nuestra forma de vida pensando en sus necesidades. Modificando nuestra forma de consumir de un modelo lineal a uno circular podemos influir en la marcha de la economía y del mundo de una forma directa. Ya que, con un consumo consciente y responsable orientado al fomento de actividades que velen por los intereses de las personas y de la naturaleza, estaremos contribuyendo a crear un futuro más sostenible.

 

ASHES TO LIFE #CuidaTuPielYlaDelPlaneta

ASHES TO LIFE

Queremos devolver a la vida los bosques incendiados transformando parte de sus cenizas en productos ecológicos. #CUIDATUPIELYLADELPLANETA

También te puede interesar

MAÑANA EMPIEZA HOY

LA MADERA CERTIFICADA GARANTIZA LA GESTIÓN SOSTENIBLE DE LOS BOSQUES

LA RESPONSABILIDAD (EMPRESARIAL) EMPIEZA EN LOS SUEÑOS

LA IMPORTANCIA DE UN PACKAGING SOSTENIBLE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *