INCENDIOS FORESTALES: CAUSAS, CONSECUENCIAS Y PREVENCIÓN

Los incendios forestales naturales han ocurrido desde siempre como un elemento normal en el funcionamiento de los ecosistemas. El fuego ha permitido la regeneración de diversos ecosistemas y la producción de una serie de hábitats en los que distintos organismos pueden prosperar. No obstante, la enorme proliferación de los incendios a causa de la actividad humana en estas últimas décadas sobrepasa la capacidad de recuperación natural.

 

CAUSAS

 

Entre las diferentes causas habituales que originan un incendio forestal, se encuentran: ​

  • Incendios intencionados: Entendiéndose por intencionalidad tanto la acción premeditada como la casual, según datos del Gobierno de España, los incendios intencionados representan cerca del 60 % de los casos. Motivaciones múltiples como la quema no autorizada, ilegal e incontrolada de superficies agrícolas, ya sea quema de rastrojos, o para regeneración de pastos para el ganado. O bien, la acción de pirómanos, vandalismo o animadversiones personales, así como la intención de ahuyentar animales​
  • Negligencias y causas accidentales: La misma fuente gubernamental tiene cifrados un 20 %-25 % de los incendios con un origen accidental: colillas y hogueras mal apagadas, motores y máquinas, quema de matorral, líneas eléctricas, quema de basuras, trabajos forestales, etc. A lo que hay que añadir causas como los rayos, que representan, cerca de un 4-5 % de los casos.
  • Reproducción de incendios anteriores, que o llegaron a extinguirse, suponen cerca del 2 %, pudiendo afectar a nuevas zonas.

 

CONSECUENCIAS

 

Cualquiera que sea la causa de estos incendios forestales, el impacto y las consecuencias ecológicas, humanas y económicas que producen son muy sensibles:

  • Se quema la piel de la Tierra, y al quedar desprotegida, afecta al suelo llegando incluso a modifican su composición biológica. A la par están los daños para una parte de la población animal de la zona, especialmente la que tenga menos movilidad (invertebrados, crías de aves o mamíferos, etc.). Paralelamente se producen alteraciones irreversibles del equilibrio del medio natural y contaminación de ríos por aguas que arrastras partículas y cenizas en suspensión e impacto sobe el paisaje.
  • De igual manera, en ocasiones el fuego puede llegar a dañar la piel de las personas e incluso producir quemaduras y lesiones por intoxicación y / muerte de aquellas personas que intervienen en su extinción o se ven sorprendidos por el efecto de las llamas, provocando perjuicios para la salud de las poblaciones locales más próximas.
  • A esta destrucción, se le suma la de bienes e infraestructuras (casas, almacenes, postes de electricidad y comunicaciones, etc.), y todos los recursos económicos asociados al valor del bosque (tanto de uso como de no uso) .

 

Infografía valor de uso y no uso del bosque

 

PREVENCIÓN

 

Cuando un bosque se quema, se transforma en un espacio degradado, pierde su funcionalidad y por tanto la capacidad de proveer bienes y servicios ambientales a la población. Por ello es vital evitar que se provoquen incendios forestales, y crear condiciones que minimicen sus dramáticas consecuencias una vez declarados. Algunas de las medidas operativas, según los expertos son:

  • La sensibilización y educación de la población en el uso racional del fuego en los entornos boscosos a fin de evitar situaciones de riesgo.
  • El Mantenimiento y cuidados apropiados de las masas forestales y los bosques: cortafuegos y red de pistas forestales con depósitos de agua, así como los desbroces y limpieza periódica del bosque; Así como quemas preventivas y planificadas en periodos de bajo riesgos de incendios.
  • Legislación y medidas policiales y judiciales. Refuerzo de medios de vigilancia (drones, puestos fijos de observación, satélites, etc) especialmente en periodos de alto riesgo.

 

Y todo ello porque la extinción del fuego forestal comprende una variedad de técnicas, equipamientos y formación que difiere de las utilizadas en los incendios urbanos. Una buena política preventiva contra los incendios forestales, junto con medios técnicos y equipos convenientemente entrenados coordinados con equipos aéreos de extinción.

 

Running en un bosque al amanecer

 

ASHES TO LIFE, consciente de que gran parte de los incendios que se producen son provocados, se ha determinado en dinamizar el diálogo entre la sociedad y entornos naturales como clave para lograr sus metas: el éxito de los proyectos de restauración a través de la implantación de ASHES TO LIFE Project.

 

Devolver a la vida los espacios naturales degradados, devolverle a la sociedad los bienes y servicios que ha perdido, y cuidar y mejorar la piel de la Tierra, son razones suficientes que justifican el desarrollo de nuestro proyecto medioambiental ASHES TO LIFE Project.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

ASHES TO LIFE

Queremos devolver a la vida los bosques incendiados transformando parte de sus cenizas en productos ecológicos. #CUIDATUPIELYLADELPLANETA

Deja un comentario