CONCIENCIA AMBIENTAL. OXÍGENO PARA NUESTRO PLANETA

Se requieren unos 22 árboles para suplir la demanda de oxígeno de una persona al día (Fuente: ADN40). Si contásemos sólo con el aporte de oxígeno de los árboles, necesitaríamos millones de hectáreas de árboles plantados para poder respirar. Los árboles no son los únicos que colaboran en la producción de oxígeno, también lo hacen los arrecifes coralinos que a su vez están en grave peligro a causa del deterioro y blanqueo causado por la acidificación y el incremento de temperaturas oceánicas. Los árboles son indispensables para nuestra supervivencia y la del Planeta. Su conservación debería ser una de las mayores prioridades que deben tenerse en cuenta en las diferentes políticas ambientales implementadas en todos los gobiernos, en las políticas empresariales y en los actos cotidianos que hacemos cada uno de nosotros a diario.

 

Los árboles, al igual que otras plantas, llevan a cabo el proceso de la fotosíntesis para convertir el agua, la energía de la luz solar y el dióxido de carbono en almidones y azúcares para su utilización como alimento. Mientras se produce este proceso, los árboles producen oxígeno, aunque no todos los ejemplares lo hacen en la misma cantidad. Esto obedece a distintas variables como la especie del árbol, su edad, la región donde están ubicados o la altura que pueden alcanzar. Tras considerar todas estas variables, el promedio es de 22 árboles para suplir la demanda de oxígeno de una persona al día. O lo que es lo mismo, una hectárea (10.000 metros cuadrados) de árboles puede producir oxígeno para que 40 personas puedan respirar y vivir durante un año.

 

Proceso de la fotosíntesis

 

 

Somos más de 7 mil millones de habitantes en el mundo, así que podemos estimar la cantidad de árboles que necesitamos para poder respirar. A medida que se pierde masa forestal, se reducen drásticamente nuestras propias posibilidades de vida.

 

Normalmente hablamos sobre conceptos genéricos como la crisis ambiental, su gravedad, sus consecuencias,… pero quizá deberíamos detenernos y reflexionar ante preguntas más concretas como “¿cuánto oxígeno produce un árbol?”. Esto puede ser la clave y el punto de partida para comprender la importancia que tienen los ecosistemas forestales para nuestras vidas; al tiempo que nos sitúa frente a la concreta necesidad de reaccionar en defensa tanto del medio ambiente como de nuestra salud, e invitándonos a pensar en cómo vivimos, y cómo deberíamos vivir en lo sucesivo para hacerlo responsablemente y de la manera más sostenible posible.

 

Necesitamos despertar esa conciencia ambiental en cada uno de nosotros para poder ganar la batalla que está degradando tanto nuestro planeta, y para ello resulta fundamental educar y enseñar, mostrando lo que sucede en la realidad de los hechos para que todos podamos tomar decisiones claras y concretas, con el objetivo de mejorar la calidad de vida del planeta y, consiguientemente, de la humanidad.

 

Tomar esa conciencia ambiental supone entender el valor de los recursos naturales que el planeta nos ofrece, pero también, analizar y comprender y el impacto negativo y la huella ecológica que muchas de nuestras actividades diarias generan. También supone entender como cada una de estas actividades diarias afectan no sólo a nuestro presente, sino además, al futuro de nuestro Planeta y al de las generaciones venideras.

 

Así mismo, tomar esa conciencia ambiental nos evidencia que:

  • Estamos acabando con los recursos naturales.
  • Estamos contribuyendo al calentamiento global y consiguientemente aumento el tamaño de la capa de ozono.
  • Estamos acabando con la biodiversidad haciendo que múltiples especies animales y vegetales se hayan extinguido y muchas otras estén en riesgo de desaparecer.
  • Estamos contribuyendo al aumento de las enfermedades y su gravedad con la contaminación.
  • Estamos aumentando considerablemente la cantidad de basura que arrojamos a la tierra sin que ésta pueda absorberla.
  • Que la calidad del aire que respiramos es cada vez más baja.
  • Y que la cantidad de árboles que se pierden tanto por causas humanas como naturales cada vez es mayor.

 

Recursos naturales que el Planeta nos ofrece

 

 

Entender individualmente esta conciencia ambiental nos lleva a asumir como un “deber ciudadano” la obligación de vivir responsablemente haciendo buen uso de los recursos que nos ofrece la Tierra sin que ello suponga un abuso de los mismos. Las empresas, debemos comprometernos a crear productos y desarrollar acciones con visión global que faciliten y fomenten las acciones responsables de todos los ciudadanos. Pero también, es necesario que las administraciones públicas nacionales e internacionales acompañen esta conciencia ambiental creando y haciendo cumplir leyes protectoras referentes al medio ambiente, y sancionando severamente a quienes las incumplan. El Medio Ambiente es un derecho humano fundamental, como la Salud y la Vida.

 

Tomando las personas, instituciones y empresas esa conciencia ambiental, estaremos dando un paso trascendental para asegurar nuestras posibilidades de futuro. O lo que es lo mismo, estaremos dando oxígeno a nuestro Planeta.

 

ASHES TO LIFE #CuidaTuPielYlaDelPlaneta.

ASHES TO LIFE

Queremos devolver a la vida los bosques incendiados transformando parte de sus cenizas en productos ecológicos. #CUIDATUPIELYLADELPLANETA

También te puede interesar

CONSECUENCIAS SOCIALES DEL CAMBIO CLIMÁTICO

LA GENERACIÓN CLIMÁTICA. ESPERANZA PARA EL MEDIO AMBIENTE

EL BOSQUE: BANCO UNIVERSAL DE AIRE

GREENFRIDAY: Por un consumo responsable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *