CAMBIO CLIMÁTICO EN LA COSTA ESPAÑOLA

Como avanzábamos en el artículo Cambio climático y cambio cromático en los océanos, el cambio de color de las aguas indica toda una cadena de cambios a gran escala en los ecosistemas marinos y en sus entornos. Y es que el cambio climático es responsable, por ejemplo, de la subida del nivel del mar con la consiguiente pérdida de territorio en la costa, a lo que hay que sumar la salinidad, y la erosión del límite costero. Por el mismo criterio, también aumenta la frecuencia y la intensidad de temporales y sus consecuencias son cada vez más devastadoras; Lo que condiciona impactos en la población, los ecosistemas litorales y los sectores económicos próximos a la costa. Conocer como afecta el climático en las costas españolas, evaluar y proteger tales formas de vulnerabilidad se hacen vitalmente necesarias a fin de prever sistemas de adaptación y defensa.

 

 

Las zonas costeras son áreas de gran riqueza en las que tienen lugar distintos procesos físicos, químicos, y biológicos gobernados por complejas interacciones de flujos de agua. Consecuencia de ello es que estas zonas sean altamente dinámicas y que presenten una alta fragilidad y vulnerabilidad frente a cualquier agente externo, ya sea de origen natural o humano. El cambio climático es una de ellas, y el calentamiento global está provocando cambios que afectan directamente a los procesos costeros.

 

 

Investigadores australianos, neozelandeses y españoles han usado los datos recopilados en los últimos 30 años por una constelación de satélites para conocer los efectos del cambio climático en los mares del planeta. La extraordinaria resolución de sus imágenes vienen a demostrar que, aunque la física básica dice que las condiciones en un medio líquido acaban siendo iguales en todas partes, en la inmensidad del océano las cosas no son así. Por eso, el calentamiento global no está siendo el mismo en todas las aguas y no es solo cuestión de la latitud.

 

 

El estudio pone de manifiesto que las zonas costeras son ámbitos altamente sensibles al cambio climático y, en nuestro caso, el litoral español, concentra un alto porcentaje de población, actividad económica y sistemas naturales que pueden verse afectados por fenómenos tales como la subida del nivel medio del mar, las modificaciones en el régimen de vientos y oleajes, la frecuencia e intensidad de las tormentas, el cambio en los patrones de las corrientes marinas.

 

 

La modificación de las costas debido al cambio climático condiciona impactos en la población, los ecosistemas litorales y los sectores económicos próximos a la costa

 

 

Pues bien, dada la importancia económica, social y ecológica que las costas tienen para España, el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC) las ha considerado una de sus prioridades desde su aprobación en 2006, promoviendo el desarrollo de estudios y herramientas científico-técnicas específicas de apoyo al establecimiento de políticas y estrategias de actuación en las costas españolas ante el cambio climático. Los resultados de este proyecto están sirviendo de base para la elaboración de la “Estrategia para la adaptación de la costa a los efectos del cambio climático”. Y todo con la finalidad de proteger la vulnerabilidad de nuestro frente costero.

 

 

El cambio climático es responsable de la subida del nivel del mar con la consiguiente pérdida de territorio por regresión de la línea de costa, intrusión salina en estuarios y acuíferos y erosión del borde costero, aparte de la pérdida directa de ecosistemas por el calentamiento del agua del mar. Además, con el cambio climático aumenta la frecuencia y la intensidad de temporales y sus consecuencias son cada vez más devastadoras. Todos estos impactos afectan a la población y también a los ecosistemas litorales y a todos los sectores económicos representados en las costas, desde el turismo y el transporte portuario a la agricultura o la industria. Por ello, es necesario analizar la vulnerabilidad de cada zona y sector para identificar sus necesidades de adaptación.

 

 

Centrándonos en la península, nuestra costa cuenta con una amplia diversidad de ecosistemas y ambientes. Entre las consecuencias más relevantes del cambio climático en la costa española sobre los sistemas naturales se encuentra la pérdida de praderas de Posidonia oceánica, ecosistema emblemático del Mar Mediterráneo, así como el desplazamiento de algunas especies, la pérdida de humedales y la perdida de servicios ecosistémicos.

 

 

Para hacernos una idea de su importancia, si el Mediterráneo occidental sufriera un aumento medio de temperatura de 3,4 ± 1,3º a finales de siglo, la densidad de las praderas de Posidonia disminuiría hasta alcanzar el 10% de la densidad actual a mediados de este siglo (2049 ± 10 años).

 

Las zonas costeras presentan una alta vulnerabilidad frente a cualquier agente externo, ya sea de origen natural o humano

 

 

Pero el impacto y consecuencias producidas por el cambio climático en la costa española y en el resto del planeta puede reducirse mediante la introducción de medidas de adaptación tanto a nivel local como a nivel global.

 

 

Evidentemente, los costes de la adaptación a las condiciones climáticas proyectadas para finales del siglo XXI dependerán enormemente de la fachada costera en la que se localicen, las opciones y medidas de adaptación consideradas, del momento de su implementación y del daño residual que se asuma aceptable. Así mismo, la eficiencia de las opciones locales de adaptación al cambio climático en la costa española implementadas, dependerá de su interacción con las presiones que el hombre ejerza sobre la costa y sus consiguientes impactos.

 

 

Como sociedad, además de tomar medidas locales, debemos tomar conciencia ambiental y enfrentarnos al cambio climático fomentando acciones responsables a nivel global que aseguren posibilidades de futuro.

 

 

Adaptación y mitigación son las dos respuestas básicas ante el cambio climático. La adaptación trata de reducir sus impactos, mientras que la mitigación trata de afrontar sus causas. En este sentido, el desarrollo de nuestro Proyecto de Investigación Medioambiental ASHES TO LIFE Project que tiene como objetivo la restauración ecológica de bosques que han sufrido incendios se presenta como una excelente oportunidad para hacer frente al cambio climático a nivel local, nacional y global.

 

ASHES TO LIFE #CuidaTuPielYlaDelPlaneta

ASHES TO LIFE

Queremos devolver a la vida los bosques incendiados transformando parte de sus cenizas en productos ecológicos. #CUIDATUPIELYLADELPLANETA

También te puede interesar

UNA MUCHEDUMBRE SOLIDARIA, SOLITARIA Y SILENCIOSA EN PRO DE LA NATURALEZA

CAMBIO CLIMÁTICO Y CAMBIO CROMÁTICO EN LOS OCÉANOS

CONSECUENCIAS SOCIALES DEL CAMBIO CLIMÁTICO

LA GENERACIÓN CLIMÁTICA. ESPERANZA PARA EL MEDIO AMBIENTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *