CAMBIO CLIMÁTICO Y CAMBIO CROMÁTICO EN LOS OCÉANOS

Se estima que para finales de siglo, más del 50% de los océanos habrá cambiado de color debido al cambio climático. El fitoplancton marino, la base de los océanos, está sufriendo las consecuencias del cambio climático, alterando su composición y distribución. Estos organismos usan clorofila para sintetizar la energía solar, siendo responsables de la porción verde del agua. Recientemente, un grupo de investigadoras de universidades de EEUU y Europa han elaborado un modelo sobre cómo será el color de los océanos a lo largo del siglo según le vaya afectando al fitoplancton. Entre otras cosas, este estudio ha revelado que con el calentamiento global, los mares seguirán siendo azulados o verdosos, pero con nuevas tonalidades. Y evidentemente, el cambio de color indica toda una cadena de cambios a gran escala en los ecosistemas marinos.

 

 

Tanto EFE Verde como National Geographic se han hecho eco del estudio publicado en la revista Nature Communications para divulgar como el calentamiento global está provocando importantes alteraciones en las poblaciones de fitoplancton y, consecuentemente, afectando al color de los océanos. Las autoras del estudio sostienen que el cambio de color, más que una rareza, es una señal de calentamiento y de cambios globales drásticos que se producirán en el Paneta a causa del cambio climático. Si la situación no cambia y las emisiones de gases de efecto invernadero no disminuyen, las zonas subtropicales más azules del océano serán más azules y las regiones más verdes a lo largo del ecuador serán más verdes.

 

 

Y es que el color de las aguas oceánicas, depende de la interacción entre los rayos del sol y los componentes del agua; En otras palabras, las moléculas de agua absorben casi toda la luz solar, excepto la parte azul del espectro, lo que se traduce en que las zonas del océano con menos vida se perciben de un azul intenso. Por el contrario, el fitoplancton contiene clorofila, que absorbe más azul y menos verde, por lo que las regiones ricas en algas son de un color verdoso. Esto se debe a que la luz solar penetra a más de 180 metros bajo la superficie del mar. Todo lo que hay a más profundidad está envuelto en oscuridad. Por encima de esa zona, la mayor parte de las moléculas de agua son capaces de absorber todos los colores excepto el azul, de ahí que se refleje el azul.

 

Todo en el mar necesita fitoplancton para existir, por lo que cualquier alteración en él repercutirá en toda la cadena trófica

 

 

Uno de los procesos biogeoquímicos más afectados por el cambio climático es el de la circulación oceánica: conforme a las diferencias de temperatura, las aguas se mueven tanto verticalmente (en profundidad) como en latitud (hacia y desde los polos). Con el calentamiento, esta circulación se está ralentizando, aumenta la estratificación de la columna de agua y se reduce la mezcla de aguas profundas (frías) y superficiales (cálidas). Todo esto explica que la aportación de nutrientes, en particular los macronutrientes, se esté reduciendo. Es importante destacar que existen miles de especies de fitoplancton adaptadas tanto al agua cálida como al agua fría. A medida que los océanos se calientan, algunas de estas especies podrían extinguirse, otras podrían prosperar y otras podrían migrar a regiones diferentes.

 

 

La científica Stephanie Dutkiewicz, Doctora e investigadora del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y principal autora del estudio, prevé que los cambios entre comunidades de fitoplancton podrían alterar las redes alimentarias que sustentan, lo que considera un problema ”potencialmente serio”.  Tal y como indica la Doctora: “Las temperaturas también afectan a cómo de rápido crece el fitoplancton. Algunas especies adaptadas al agua caliente lo hacen más rápido que otras adaptadas a las más frías. Así que, con un océano más cálido en las regiones donde haya más nutrientes, unas aguas más calientes pueden aumentar la cantidad de fitoplancton”. Es decir, el cambio climático provocará cambios regionales en la composición, cantidad y distribución de las comunidades de microorganismos marinos que colorean el agua.

 

El cambio climático y el cambio cromático en los océanos están causando una serie de alteraciones importantes en el Planeta

 

 

Desde hace unas décadas, la observación desde satélites ha servido para inferir la presencia de clorofila como indicador de la biodiversidad marina, para predecir los cambios en el fitoplancton, las explosiones locales de algas o la acidificación oceánica. Para la realización de este estudio, las científicas incluyeron en el modelo informático nuevos parámetros que permiten medir otros elementos presentes en el agua, además de la clorofila. En particular, detritus y otra materia orgánica disuelta. Reconocen, sin embargo, que para acertar mejor con el color del mar del futuro habrá que incluir otros constituyentes microscópicos del agua marina, como son las bacterias, los minerales o la propia salinidad del mar.

 

 

El fitoplancton es la base de la cadena trófica marina. Todo en el mar necesita fitoplancton para existir, por lo que cualquier alteración en él repercutirá en toda la cadena trófica. Para su desarrollo, además de luz solar, necesita nutrientes como el nitrógeno y el fósforo. Si el calentamiento global frena la anteriormente citada circulación oceánica, los nutrientes no llegarán a la superficie y provocará una drástica reducción de estas “plantas del mar”. Como consecuencia, habrá menos zooplancton (animales microscópicos) de los que puedan alimentarse los peces pequeños, que reducirán sus poblaciones. Esta merma, a su vez, pondría en aprietos al resto de la cadena trófica. Y todo empezará con un simple cambio cromático en el color de los océanos.

 

 

Es evidente que el cambio climático y el cambio cromático en los océanos están causando una serie de alteraciones importantes en el Planeta. Resulta necesario que personas, instituciones y empresas tomemos conciencia ambiental y adoptemos medidas en cada una de nuestras acciones diarias para evitar, además de las consecuencias del cambio climático, el cambio cromático de nuestro Planeta si es que lo queremos conservar para generaciones futuras.

 

ASHES TO LIFE #CuidaTuPielYlaDelPlaneta

ASHES TO LIFE

Queremos devolver a la vida los bosques incendiados transformando parte de sus cenizas en productos ecológicos. #CUIDATUPIELYLADELPLANETA

También te puede interesar

CAMBIO CLIMÁTICO EN LA COSTA ESPAÑOLA

UNA MUCHEDUMBRE SOLIDARIA, SOLITARIA Y SILENCIOSA EN PRO DE LA NATURALEZA

CONSECUENCIAS SOCIALES DEL CAMBIO CLIMÁTICO

LA GENERACIÓN CLIMÁTICA. ESPERANZA PARA EL MEDIO AMBIENTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *