GREENWASHING VS RESPONSABILIDAD EMPRESARIAL

Es evidente que los consumidores compran o se aproximan a las marcas con las que comparten valores. Y esto, las marcas lo saben. Pero en ocasiones, es difícil diferenciar entre organizaciones que solo buscan un “lavado de cara” de aquellas que tienen un propósito en su ADN con una verdadera implicación. O dicho de otra forma, existen notables diferencias entre Greenwashing y Responsabilidad Empresarial.

 

 

En un mundo en el que los consumidores cada vez están más concienciados, las credenciales ecológicas son clave para que las empresas conecten con ellos. Esta circunstancia, ha empujado a las compañías a ser más respetuosas con el medio ambiente en sus procesos productivos. Sin embargo, convertirse en una empresa ecológica requiere una cantidad considerable de recursos, tiempo y asumir ciertos riesgos. Por eso, algunas empresas más que ser, buscan únicamente parecer ecológicas.

 

 

Nacido como evolución del concepto “Whitewhash” o blanqueo de imagen, la palabra Greenwashing (en inglés “Green” significa “verde” + “Washing” significa “lavado”) es un término utilizado para ver las malas prácticas que algunas empresas realizan cuando presentan un producto o servicio respetuoso ante el medio ambiente aunque en realidad, no lo sea. En otras palabras: es un “lavado de cara” para dar una idea falsa a los posibles clientes sobre algo que en realidad no es tan “verde” como se muestra.

 

 

Por eso, es importante que los consumidores conozcan las diferencias entre Greenwashing y Responsabilidad Empresarial, y sepan identificar claramente aquellas marcas y productos respetuosos con el medio ambiente de aquellas que no lo son.

 

 

Diferenciar marcas y productos respetuosos con el medio ambiente de aquellas que no lo son.

 

 

EL GREENWASHING

  

El greenwashing (término empleado para describir la práctica de ciertas compañías al darle un giro a la presentación de sus productos y/o servicios para hacerlos ver como respetuosos con el medio ambiente) ha venido produciéndose desde la década de los años 80. No obstante, esta práctica que se ha incrementado en los últimos años, es meramente un giro de forma y no de fondo con el que las organizaciones han tratado y tratan de “disfrazarse de buenas intenciones” para ocultar su poca responsabilidad empresarial.

 

 

Aunque existen muchos otros, son dos los motivos principales por los que este tipo de empresas recurren al greenwashing: una de ellas es el señalamiento por parte de la sociedad respecto de sus malas prácticas; otra es que actualmente, los productos ecológicos y responsables están muy bien valorados y han encontrando una buena respuesta por parte de la comunidad. Es por ello que algunas marcas “se maquillan” para lucir como “environmental friendly” sin serlo con el objetivo de vender más o, al menos, no ser penalizados por quienes exigen que las compañías cumplan con los criterios de sostenibilidad.

 

 

Para ello, utilizan distintas técnicas de marketing para hacer creer a los consumidores que sus productos son respetuosos con el medio ambiente intentando asociar sus marcas a la naturaleza o a mensajes con una percepción positiva en la sociedad actual como “verde”, “responsable”, “natural”, “reciclable”, “sostenible”, “orgánico”, “bio” y términos similares.

 

 

Esta falta de honestidad por parte de este tipo de empresas implica una transgresión a la preocupación común de la sociedad en la actualidad: el cuidado del medio ambiente y el futuro del Planeta.

 

 

Apostar por la sostenibilidad requiere que tengamos en mente un sentido ético amplio para contribuir a crear un mundo mejor

 

 

LA RESPONSABILIDAD EMPRESARIAL

 

A día de hoy, la mayor parte de la sociedad no puede concebir que una empresa pueda operar sin responsabilizarse del impacto que genera su actividad. Resulta evidente que las empresas podemos ser verdaderos agentes del cambio si adoptamos medidas basadas en la sostenibilidad y ofrecemos productos y servicios que tengan un impacto positivo tanto en la sociedad como en el medio ambiente. Y estas decisiones, son precisamente las que evidencian las claras diferencias entre en GreenWashing y Responsabilidad Empresarial.

 

 

Por suerte, cada vez somos más las compañías que entendemos la Responsabilidad Empresarial como algo inherente a la gestión, ocupándonos de que la empresa sea sustentable en lo económico, lo social y lo ambiental. Pero como decíamos anteriormente, tener Responsabilidad Empresarial y apostar por la sostenibilidad requiere una cantidad considerable de recursos, tiempo y asumir riesgos. Esta apuesta por la sostenibilidad implica que las compañías no sólo nos preocupemos por la cuenta de resultados, sino que tengamos en mente un sentido ético amplio para contribuir a crear un mundo mejor, un mundo más sostenible.

 

 

Tal y como exponíamos en el artículo “La Responsabilidad empresarial empieza en los sueños“, asumir las responsabilidades y entender empresarialmente la conciencia ambiental nos lleva a asumir como un “deber” la obligación de producir responsablemente, haciendo buen uso de los recursos que nos ofrece la Tierra sin que ello suponga un abuso de los mismos. Las empresas, debemos comprometernos a crear productos y desarrollar acciones con visión global que faciliten y fomenten las acciones responsables de todos los ciudadanos, aunque ello suponga una mayor inversión y cambios en la gestión.

 

 

BioInspecta: la certificación de nuestros cosméticos ecológicos de ceniza promueve valores éticos de producción como el consumo responsable, el comercio justo o la producción artesanal

 

 

CONCLUSIONES

 

Aunque la responsabilidad empresarial debería ser inherente a la empresa, recientemente se ha convertido en una nueva forma de gestión y de hacer negocios, en la cual la empresa se ocupa de que sus operaciones sean sustentables en lo económico, lo social y lo ambiental, reconociendo los intereses de los distintos grupos con los que se relaciona y buscando la preservación del medio ambiente así como la sustentabilidad de las generaciones futuras. Pero esto, no es común a todas las empresas.

 

 

Con el fin de prevenir el greenwashing e informar a los consumidores, la organización sin ánimo de lucro BSR elaboró el informe Understanding and Preventing Greenwash, que aporta claves para entender cómo funciona esta mala praxis y facilita algunas recomendaciones para evitar caer en ellas.

 

 

Pese a la existencia de este tipo de informes, diferenciar el Greenwashing y Responsabilidad Empresarial sigue siendo muy difícil, de ahí la importancia que adquieren los Sellos de Certificación independientes, que someten a los productos a rigurosos controles y auditorias para que los consumidores tengan todas las garantías.

 

 

Esta circunstancia es aun más preocupante si cabe en la industria cosmética ya que, como ya adelantábamos en el artículo “La certificación en cosmética”, actualmente los términos “natural” y “ecológico” en este sector no están protegidos como sucede con el término “ecológico” en alimentación. Esto implica que cualquier marca puede utilizar estos términos en un producto cosmético.

 

 

Conscientes de la importancia de ofrecer una información detallada y veraz a los consumidores sobre los productos, desde ASHES TO LIFE hemos optado por someter a nuestros productos a estos controles de calidad externos que validen y acrediten la calidad de nuestros cosméticos ecológicos de ceniza.

 

 

En nuestro caso, la entidad internacional e independiente Bio-inspecta ha sido la encargada de validar tanto el Jabón de Ceniza Hidratante como el Jabón de Ceniza Exfoliante. Ambos, tras someterse a sus rigurosos procesos de certificación, han logrado estar catalogados dentro de la Categoría I como “Producto Cosmético Ecológico (Biológico u Orgánico)”. Además, este sello promueve valores éticos de producción como el consumo responsable, el comercio justo o la producción artesanal. Y se caracteriza por su alto grado de transparencia y exigencia en el cumplimiento de la Norma, para que la información que llega al cliente final sea clara y veraz.

 

 

En ASHES TO LIFE hay algo que predomina por encima de todo, y es la coherencia y la responsabilidad. Por eso hacemos un llamamiento a todas las marcas para que sean transparentes y responsables, ofreciendo coherencia entre lo que prometen y lo que entregan realmente. Y animamos a los consumidores a buscar productos que cumplan con la regulación y dispongan de Sellos de Certificación Ecológica que garanticen las propiedades de los productos y que avalen la responsabilidad empresarial de las marcas.

 

ASHES TO LIFE  #CuidaTuPielYlaDelPlaneta

ASHES TO LIFE

Queremos devolver a la vida los bosques incendiados transformando parte de sus cenizas en productos ecológicos. #CUIDATUPIELYLADELPLANETA

También te puede interesar

MÁS ALLÁ DEL RECICLAJE: SOSTENIBILIDAD

EL VIDRIO, LA OPCIÓN DE PACKAGING SOSTENIBLE PARA LA COSMÉTICA ECOLÓGICA

ECONOMÍA CIRCULAR: UN CAMBIO HACIA LA SOSTENIBILIDAD

MAÑANA EMPIEZA HOY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMUNIDAD ASHES TO LIFE

Únete a nuestra comunidad para estar

a la última de todas las novedades.

Y disfruta de un 10% de descuento

en tu primera compra al suscribirte.

#CuidaTuPielYlaDelPlaneta

Suscribiéndote a nuestro Newsletter estarás aceptando los Términos de uso y la Política de privacidad

GRACIAS POR SUSCRIBIRTE