LOS BOSQUES SE QUEMAN

Cada año, a causa de los incendios forestales, miles de bosques de todo el Planeta quedan reducidos a ceniza. La desaparición de estos bosques, indispensables para nuestra supervivencia y responsables de la regulación climática, generan graves pérdidas ecológicas, económicas y sociales.
 Estos incendios son un problema de tal envergadura que difícilmente somos conscientes de las múltiples pérdidas que suponen, especialmente en las zonas de clima mediterráneo.

 

En concreto en España, los incendios reflejan una de las mayores amenazas para los bosques de nuestro entorno. El último informe de WWF (@WWFespana) sobre incendios en 2017 “El fuego a las puertas” pone de manifiesto la importancia de la prevención y la gestión forestal a la hora de evitar los Grandes Incendios Forestales (GIF), aquellos que afectan a 500 hectáreas o más, que asolan nuestro país, en muchos casos, por un déficit en el mantenimiento de los montes y los tratamientos forestales.

 

El progresivo abandono rural, la escasez de presupuestos destinados a prevención y la poca atención que se le presta al factor social es responsable del 96% de esos incendios.

 

En el territorio nacional, los incendios forestales están relacionados, en su mayoría, con la actividad humana, síntoma de la escasa concienciación existente entre la población acerca del enorme valor económico, social y ecológico de nuestros bosques. Las quemas agrícolas descontroladas son las responsables de uno de cada 3 incendios.

 

Incendio de un bosque y sus consecuencias

 

 

Las consecuencias son innumerables. Con los incendios, no sólo se pierde la masa forestal y la flora y fauna asociadas, sino también muchos de los servicios ecosistémicos vinculados a los bosques. Los incendios desencadenan la pérdida de suelo fértil, se altera el ciclo hídrico al disminuir la infiltración y las reservas hídricas subterráneas, aumenta la escorrentía y el riesgo de crecidas en arroyos y vaguadas con la llegada de lluvias torrenciales… la lista de los efectos a escala local es larga. Pero además, los incendios forestales son una importante fuente de emisión de gases de efecto invernadero, hasta un 1 por ciento del total de emisiones en España y, por tanto, uno de los factores que contribuyen al cambio climático, dado que la desaparición de la vegetación arbórea supone la eliminación de uno de los almacenes naturales de CO2 más importantes.

 

Muchos de los servicios ecosistémicos que se obtienen de los bosques tienen un valor económico en el mercado (especialmente los de provisión y los culturales). Por otra parte, la desaparición de bosques por culpa de los incendios lleva asociada una pérdida de capital natural cuyas consecuencias económicas son evidentes, ya que industrias directamente vinculadas a estos ecosistemas (papeleras, mobiliarias, pinturas o farmacéuticas) pueden ver comprometida su actividad.

 

Aumento del riesgo de incendio en España

 

 

Más allá del componente económico, la desaparición de los bosques por incendios supone una pérdida de vida para miles de especies además de la pérdida de calidad de vida para la población y la desaparición de un componente emocional y de vínculo con el territorio.

 

Las proyecciones de cambio climático y los usos del suelo auguran para España un aumento del riesgo de incendio, tanto en frecuencia como en intensidad.

 

Consiguientemente, resulta de vital importancia actualizar el enfoque y métodos en la lucha contra los incendios; además prestar mayor rigor en la prevención activa. Según los expertos, algunos criterios clave para abordar el problema, serian:

– Identificar zonas críticas incluyendo distintos criterios de vulnerabilidad: ecológica, económica y social.

– Llevar a cabo procesos de participación e información con los grupos de interés o que de alguna manera están vinculados a los bosques.

– Conseguir financiación para el desarrollo de proyectos de gestión sostenible de los bosques como estrategia de prevención.

– Restaurar y poner en valor los espacios que se han quemado para que la sociedad perciba la importancia de conservar los bosques

 

Cuando se trata de recuperar un espacio aplicando enfoques de Restauración Ecológica resulta clave, implicar a la población en el diseño, ejecución y seguimiento de los proyectos, así como en el uso y gestión de los bienes y servicios que provee el ecosistema restaurado. ASHES TO LIFE consciente de que gran parte de los incendios que se producen en España son provocados, se ha determinado en dinamizar el diálogo entre la sociedad y entornos naturales como principio básico para lograr sus metas: el éxito de los proyectos de restauración a través de la implantación de ASHES TO LIFE Project.

 

Devolver a la vida los espacios naturales degradados, recuperar para la a sociedad los bienes y servicios que ha perdido con los incendios, cuidar y mejorar la piel de la Tierra, son razones suficientes que justifican el desarrollo de nuestro proyecto medioambiental ASHES TO LIFE Project.

 

ASHES TO LIFE #CuidaTuPielYlaDelPlaneta

ASHES TO LIFE

Queremos devolver a la vida los bosques incendiados transformando parte de sus cenizas en productos ecológicos. #CUIDATUPIELYLADELPLANETA

También te puede interesar

CAMBIO CLIMÁTICO Y CAMBIO CROMÁTICO EN LOS OCÉANOS

CONSECUENCIAS SOCIALES DEL CAMBIO CLIMÁTICO

LA GENERACIÓN CLIMÁTICA. ESPERANZA PARA EL MEDIO AMBIENTE

EL BOSQUE: BANCO UNIVERSAL DE AIRE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *