COSMÉTICA ECOLÓGICA LIBRE DE PLÁSTICO: ASHES TO LIFE

El plástico se ha convertido en la actualidad en una amenaza ambiental, equiparable al cambio climático. Consumidores, administraciones, y empresas debemos adoptar medidas que permitan reducir, reutilizar y reciclar este material a fin de garantizar un planeta menos contaminado. Conscientes de este problema, hemos asumido nuestra parte de responsabilidad para hacer de ASHES TO LIFE una marca de cosmética ecológica libre de plástico.

 

 

Históricamente, la especie humana se ha esforzado por desarrollar materiales que ofrezcan beneficios de los que carecen los materiales naturales. Antes de que se llegase a desarrollar el plástico sintético se utilizaban materiales naturales que tenían propiedades plásticas intrínsecas, como el betún, la laca o el ámbar, que eran utilizados para diversos fines. Posteriormente, con el paso de los años se produjo una evolución mediante la modificación química de materiales naturales como el caucho, la nitrocelulosa, el colágeno o la galalita. Finalmente, la gran diversidad de materiales completamente sintéticos que actualmente conocemos como “plásticos modernos” empezaron a aparecer aproximadamente hace 100 años. Desde entonces, el desarrollo de los productos creados con plástico no ha parado de crecer, y con ello, su impacto.

 

 

En los últimos 50 años el uso del plástico ha aumentado exponencialmente en todos los ámbitos de nuestra vida. Su utilización para crear productos se ha extendido en todos los sectores, desde la industria del automóvil hasta el sector de la alimentación embalando la comida de los supermercados y, por supuesto, la industria cosmética convencional, tanto en el desarrollo de formulaciones como para los embalajes.

 

 

Evidentemente, este material ha cambiado nuestras vidas y se ha expandido por todo el mundo, tanto en grandes ciudades como en lugares remotos. Tal es así que algunos consideran que esta es la “Edad del Plástico”, como analogía a otras etapas históricas del hombre.

 

 

Pero el plástico, que hace unos años estaba considerado como un referente del desarrollo, en la actualidad se ha convertido en una amenaza para el medio ambiente y para los seres vivos. Reducir el consumo es clave, además de reutilizar y reciclar. Pero esta responsabilidad no es exclusiva de los consumidores. La implicación del resto de los actores (Administraciones y Empresas) resulta trascendental para crear una “nueva normalidad para la producción y gestión del plástico”, de tal forma que permita:

 

  • Eliminar los plásticos innecesarios y de un único uso, sustituyéndolos por otros materiales reutilizables y/o biodegradables.
  • Innovar para garantizar que 100% de los plásticos se puedan reutilizar, reciclar o compostar de forma fácil y segura.
  • Aumentar significativamente las cantidades de plásticos reutilizados y convertidos en nuevos productos para recuperar el plástico que ya se ha producido.

 

 

El plástico, según el tipo, suele tardar en descomponerse en el medio ambiente entre 450 - 1.000 años

 

 

IMPACTO DEL PLÁSTICO EN EL MEDIO AMBIENTE

 

A nivel global se estima que unos 5.700 millones de toneladas de residuos plásticos no pasan por una planta de reciclaje. De hecho, tal y como indica un estudio publicado en la Revista Science, cada año van a parar al mar unos 8 millones de toneladas de estos desperdicios. Estas cifras evidencian el uso indiscriminado que estamos realizando de este material. Pero el problema del uso de este material no reside únicamente en el volumen de producción. Radica, a su vez, en la capacidad que tenemos para reciclarlo, en el tipo de uso que le damos, en su composición y en las consecuencias que tiene sobre el medio ambiente.

 

 

Es importante tener en cuenta que en torno a un 40% del plástico que producimos anualmente es desechable, y que una gran cantidad de esa proporción se utiliza para la creación de envases diseñados  específicamente para tirarlos a los pocos minutos de adquirirse, como es el caso del plástico con el que se envuelven los alimentos frescos en los supermercados o los envoltorios de numerosos productos de uso común.

 

 

Si tenemos en cuenta que este material suele tardar en descomponerse en el medio ambiente en torno a los 450 años (hasta 1.000 años según el tipo de plástico) y que durante este tiempo, tal y como hemos expuesto en anteriores artículos, se va fragmentando en trozos y partículas cada vez más pequeñas que acaban en los ríos y mares de todo el planeta y son ingeridos por animales llegando a contaminar la cadena alimentaria de la que dependemos, deberíamos entender que el consumo irresponsable que hacemos de este tipo de material está acabando con los ecosistemas tal y como los conocemos hasta ahora.

 

 

La industria cosmética convencional utiliza el plástico para envasar sus productos, como ingredientes de algunas formulaciones y, como el resto de las industrias, para proteger y realizar los envíos a través de operadores logísticos.

 

 

Es por ello que los microplásticos no llegan únicamente a los ecosistemas mediante su fragmentación. La industria cosmética convencional utiliza pequeñas esferas de plástico para la elaboración de productos como geles de ducha, cremas y exfoliantes, que acaban en mares y océanos en todo el mundo, causando un grave daño para la fauna y flora marinas. Según el estudio antes citado de la Revista Science, se estima que un total de entre 2.400 y 8.600 toneladas de microesferas podrían estar contaminando las aguas en Europa. Una simple ducha, por ejemplo, podría desprender unas 100.000 de esas partículas al agua. De ahí la importancia de utilizar las alternativas ecológicas a los microplásticos que nos ofrece la cosmética ecológica certificada y que asegura el respeto medioambiental.

 

 

Nuestros productos de alta cosmética ecológica de ceniza están libres de plásticos

 

 

COSMÉTICA ECOLÓGICA LIBRE DE PLÁSTICO

 

Conscientes de este problema, desde ASHES TO LIFE hemos asumido nuestra parte de responsabilidad y hemos evitado el uso de estos microplásticos reemplazándolos por una alternativa ecológica y biodegradable para crear nuestro Jabón de Ceniza Exfoliante: un micronizado de hueso de aceituna. Estas partículas, además de aportar su capacidad de exfoliación a la piel, son respetuosas con el medio ambiente al ser un ingrediente natural y biodegradable.

 

 

Pero esta responsabilidad no está presente exclusivamente en la selección de materias primas. Sabemos la importancia de un packaging sostenible. De ahí que para embalar nuestros productos hemos seleccionado cada uno de los materiales y planificado cuidadosamente todo el proceso para asegurar la sostenibilidad del mismo, de esta forma, también nos aseguramos velar por los intereses del Planeta.

 

 

Nuestras cajas están hechas de cartón 100% reciclado, y el papel de las etiquetas que envuelven nuestros cosméticos ecológicos proviene de bosques gestionados de manera sostenible. Por su parte, y para evitar el uso de film plástico de burbuja utilizado comúnmente para proteger los objetos, hemos optado por un papel Kraft alveolar en 3D que garantiza una protección total a nuestros productos. Así mismo, hemos renunciado a utilizar las habitúales bolsas de plástico que ofrecen los servicios logísticos, sustituyéndolas por unos sobres de papel Kraft reforzado 100% reciclable. Y todo ello, para tener la certeza de que además de cuidar la Piel de las Personas con nuestros productos cosméticos ecológicos, estamos cuidando la piel del Planeta al poder garantizar que los envíos de ASHES TO LIFE están libres de este material que se ha convertido en una amenaza ambiental. ¿Te pasas a la cosmética ecológica libre de plástico?

 

ASHES TO LIFE #CuidaTuPielYlaDelPlaneta

ASHES TO LIFE

Queremos devolver a la vida los bosques incendiados transformando parte de sus cenizas en productos ecológicos. #CUIDATUPIELYLADELPLANETA

También te puede interesar

COSMÉTICA ECOLÓGICA PARA RESPETAR LA BIODIVERSIDAD

DIFERENCIAS ENTRE COSMÉTICA NATURAL Y ECOLÓGICA

GARANTÍAS SANITARIAS DE LOS PRODUCTOS COSMÉTICOS

CERTIFICACIÓN COSMÉTICA DE LOS PRODUCTOS ASHES TO LIFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *