GESTION SOSTENIBLE DE BOSQUES. UNA PRÁCTICA DONDE TODOS GANAN

Los bosques son parte de nuestro entorno, nuestra economía, nuestra cultura y nuestras tradiciones. Entre otras cosas, ellos son los responsables de suministrarnos recursos energéticos renovables, son hogar de numerosas especies de plantas y animales, contribuyen a mitigar el cambio climático, protegen el suelo, intervienen en la regulación hídrica y son fuente de inspiración. Gestionarlos de una manera sostenible es vital para su desarrollo y el de nuestra propia vida.

 

 

Los bosques del Planeta, además de albergar el 80% de la biodiversidad terrestre, contribuyen a la disminución de emisiones de carbono. Sin embargo, cuando se los tala para dar lugar a la agricultura u otro tipo de actividades industriales, emiten a la atmósfera grandes cantidades de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero que influyen drásticamente en el cambio climático. Tanto es así, que según reflejan los datos del Banco Mundial, las emisiones de CO2 han aumentado 1,8 toneladas entre 1960-2012.

 

 

El informe “La FAO, los bosques y el Cambio Climático” refleja la importancia y el papel de los bosques como estrategia de mitigación del cambio climático, ya que la deforestación y la actividad humana sobre los recursos naturales, son factores que incrementan las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), y contribuyen al cambio climático.

 

 

El notable aumento de las temperaturas o la creciente imprevisibilidad de las precipitaciones, consecuencias ambas del evidente cambio climático, están provocando que los bosques sean cada vez más vulnerables a amenazas tales como enfermedades o incendios. Resulta necesario proteger los bosques y gestionarlos de una manera sostenible de modo que produzcan beneficios para el desarrollo y servicios de los ecosistemas, y satisfagan a la vez las necesidades humanas.

 

Resulta necesario proteger los bosques y gestionarlos de una manera sostenible

 

 

Según indica la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (@FAO) “La gestión forestal es un proceso de planificación y ejecución de prácticas para la administración y uso de los bosques y otros terrenos arbolados, con el fin de cumplir con objetivos ambientales, económicos, sociales y culturales específicos. La gestión forestal tiene que ver con todos los aspectos administrativos, económicos, legales, sociales, técnicos y científicos relacionados con los bosques naturales y plantados. También puede relacionarse con grados diversos de intervención humana deliberada, desde acciones que buscan salvaguardar y mantener los ecosistemas forestales y sus funciones, hasta aquellas que buscan favorecer especies de valor social o económico, o grupos de especies que permitan mejorar la producción de bienes y servicios del bosque.”

 

 

Dada la enorme diversidad de tipos de bosques, condiciones y contextos socioeconómicos de los mismos, resulta difícil facilitar una definición de Gestión Forestal Sostenible que se adapte a todos. Pero a grandes rasgos, podemos decir que la Gestión Forestal Sostenible busca la armonía entre los beneficios económicos, ambientales y sociales de los bosques.

 

 

El concepto moderno de Gestión Forestal Sostenible se detalló en la Conferencia Interministerial de Helsinki en el año 1993. En ella se definió la Gestión Forestal Sostenible como “la administración y uso de los bosques de manera y en tal medida que mantengan su biodiversidad, productividad, capacidad de regeneración, vitalidad y su potencial de cumplir, ahora y en el futuro, funciones ecológicas, económicas y sociales relevantes, a escala local, nacional y global, sin causar daño a otros.

 

La Gestión Sostenible de Bosques está basada en tres pilares fundamentales: el económico, el social y el ambiental

 

 

Si bien existen otras funciones no tan evidentes pero si relevantes, podemos decir que la Gestión Sostenible de Bosques está basada en tres pilares fundamentales: el económico, el social y el ambiental.

 

  • ECONÓMICO: La existencia de un interés económico facilita la conservación del bosque. Cuando éste no existe, el interés por el mismo se pierde, la población local suele abandonar los entornos, el espacio comienza a degradarse y por tanto deja de producir valor tanto para los propietarios como para la comunidad.

 

  • SOCIAL: La explotación forestal permite fijar población en el ámbito rural, favoreciendo el cuidado y vigilancia de esos entornos forestales, arraigando tradiciones culturales y permitiendo áreas de ocio.

 

  • AMBIENTAL: Una gestión forestal sostenible permite a la propia naturaleza regenerar y conservar recursos de forma indefinida. A su vez,ayuda a mantener la biodiversidad, contribuye a reducir los gases de efecto invernadero, interviene en la regulación hídrica y protege los suelos.

 

 

Estos mismos valores (el económico, el social y el ambiental) se pueden extrapolar al consumidor. Si la sociedad actual se hace consciente de la seria situación en la que nos encontramos, como consumidores responsables deberíamos valorar en todo proceso de compra estos tres factores y exigir certificaciones que aseguren que los productos que adquirimos provienen de gestiones forestales sostenibles. Esta fórmula en la que todos ganan (entornos económicos, sociales y naturales) convierte a la Gestión Forestal Sostenible en una práctica inteligente que favorece la conservación de los bosques del Planeta.

 

ASHES TO LIFE #CuidaTuPielYlaDelPlaneta

ASHES TO LIFE

Queremos devolver a la vida los bosques incendiados transformando parte de sus cenizas en productos ecológicos. #CUIDATUPIELYLADELPLANETA

También te puede interesar

INTELIGENCIA EMOCIONAL COMPARTIDA ENTRE PERSONAS Y BOSQUES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *