LA PÉRDIDA DE BIODIVERSIDAD AUMENTA EL RIESGO DE PANDEMIAS

La pandemia Covid-19 se ha convertido, en pleno siglo XXI, en la principal amenaza sanitaria a nivel mundial. Este virus, que estalló en Wuhan (China) en diciembre de 2019 y cuyo origen se ha asociado al murciélago y al pangolín, está haciendo que centenares de millones de personas estemos confinados tras cordones sanitarios. Si bien es primordial dilucidar el origen de este coronavirus y lograr neutralizarlo, resulta también vital profundizar en la creciente vulnerabilidad que tenemos frente a las pandemias. Y es que la destrucción acelerada de los hábitats que está causando el ser humano, supone una amenaza para muchas especies , entre ellas plantas medicinales en las que se ha basado tradicionalmente nuestra industria farmacéutica Así pues, podemos afirmar que la pérdida de biodiversidad aumenta el riesgo de pandemias.

 

 

Desde hace millones de años, los virus han ocupado un eslabón esencial en los procesos ecológicos: regulan las poblaciones de especies y colaboran en el mantenimiento del equilibrio natural de los ecosistemas. Las especies que hospedan estos virus han evolucionado conjuntamente con los virus, en un equilibrio que ha permitido la supervivencia de esas especies. Sin embargo, cuando un ecosistema se ve afectado por causas ajenas a la naturaleza, su equilibrio se rompe y aumentan las posibilidades de que virus potencialmente patógenos crucen la barrera de especie y puedan infectar a otras especies, incluyendo al ser humano.

 

 

A lo largo de la historia, nosotros, los humanos, hemos convivido con los virus y bacterias. En hábitats con gran diversidad de especies y que se relacionan en equilibrio, estos virus se distribuyen entre las distintas especies sin llegar a afectar al ser humano. Pero cuando estos hábitats se alteran o destruyen, se facilita la propagación de patógenos, aumentando notablemente el riesgo de contacto y transmisión al hombre, con los consiguientes efectos negativos sobre nuestra salud.  O dicho de otra manera, la pérdida de biodiversidad aumenta el riesgo de pandemias.

 

 

La alteración del equilibrio de los ecosistemas, sea cual sea su causa, aumenta el riesgo de aparición de enfermedades infecciosas transmisibles al ser humano.

 

 

 

Desde 1940, han ido aparecido centenares de microbios patógenos en regiones en las que, en algunos casos, nunca antes habían sido advertidos. Es el caso del VIH, del ébola en el oeste de África o del zika en América. Actualmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene detectadas más de 200 enfermedades zoonóticas (enfermedades que pueden transmitirse entre animales y humanos. Los datos apuntan a que el 60% de las enfermedades infecciosas humanas registradas son zoonóticas, y el 75% de las enfermedades infecciosas nuevas o emergentes también tienen origen animal.

 

 

Aunque todavía hay mucho debate científico, está comprobado que la pérdida de biodiversidad aumenta el riesgo de pandemias. La alteración del equilibrio de los ecosistemas, sea cual sea su causa, aumenta el riesgo de aparición de enfermedades infecciosas transmisibles al ser humano.

 

 

Evidentemente, en el contexto actual de crisis sanitaria global provocado por el Covid-19, la principal prioridad es detener la expansión de esta pandemia para salvar todas las vidas posibles. Pero cuando logremos superarla, tenemos que recordar que esta crisis está directamente relacionada con la destrucción de los ecosistemas y que, después de la emergencia sanitaria debemos volver a plantearnos nuestra relación con el Planeta, tomando medidas para reducir el impacto sobre sus ecosistemas y combatir el cambio climático, reduciendo de esta forma la aparición de futuras pandemias.

 

 

Ya avanzábamos en el artículo de este mismo blog  “Consecuencias sociales del cambio climático” que la propia Organización de Naciones Unidas (ONU) considera al cambio climático como uno de los más grandes desafíos de la actualidad debido a sus múltiples efectos, incluida la aparición de pandemias.

 

 

 

 

Desde ASHES TO LIFE no queremos finalizar este artículo sin antes solidarizamos con todas las familias que están siendo víctimas de la enfermedad enviándoles, en estos momentos tan difíciles, todo nuestro afecto. Así mismo, queremos agradecer a todos los profesionales sanitarios su compromiso incondicional. Tenéis el reconocimiento de toda la sociedad y, por supuesto, el nuestro. Por último, también queremos transmitir nuestra admiración por la comunidad científica que lleva años trabajando e investigando la relación entre biodiversidad y la aparición de enfermedades infecciosas así como a todas esos actores que luchan por la conservación y mejora de los entornos naturales.

 

 

Dado que la pérdida de biodiversidad aumenta el riesgo de pandemias, podemos afirmar que invertir en la salud del Planeta es invertir en nuestra propia salud. Como sociedad, nos encontramos ante el reto de solucionar, tras superar esta crisis sanitaria, la emergencia ecológica. Tal y como explica el informe de WWF “Pérdida de naturaleza y pandemias”, la pérdida de biodiversidad y el cambio climático están muy ligados al aumento de las pandemias. Por lo que impulsar políticas y acciones que permitan reducir nuestro impacto sobre la biodiversidad y poner freno al cambio climático, son el mejor antídoto frente a futuras enfermedades.

 

 

En este sentido, nuestro proyecto de I+D+i ASHES TO LIFE Project con el que queremos devolver la vida a los bosques que han sufrido incendios a partir de sus propias cenizas transformando parte de éstas en productos ecológicos que ayuden a financiar su restauración, se presenta como una solución para recuperar los ecosistemas y por ende, para luchar contra las futuras pandemias. Sólo reconociendo que nuestra salud y bienestar están íntimamente ligados a la salud del Planeta, seremos capaces de protegernos como especie de los efectos más nefastos de futuras pandemias y, a su vez, estaremos dando un respiro al planeta. ¿Nos ayudas a devolver la vida a esos bosques que han sufrido incendios?

 

ASHES TO LIFE #CuidaTuPielYlaDelPlaneta

ASHES TO LIFE

Queremos devolver a la vida los bosques incendiados transformando parte de sus cenizas en productos ecológicos. #CUIDATUPIELYLADELPLANETA

También te puede interesar

UN RESPIRO AL PLANETA

EL AGUA, UN BIEN ESCASO QUE DEBEMOS CUIDAR

EL ACEITE DE PALMA. RIESGOS PARA LA SALUD Y EL MEDIO AMBIENTE

LA RESPONSABILIDAD MEDIOAMBIENTAL ES DE TODOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMUNIDAD ASHES TO LIFE

Únete a nuestra comunidad para estar

a la última de todas las novedades.

Y disfruta de un 10% de descuento

en tu primera compra al suscribirte.

#CuidaTuPielYlaDelPlaneta

Suscribiéndote a nuestro Newsletter estarás aceptando los Términos de uso y la Política de privacidad

GRACIAS POR SUSCRIBIRTE