LA TIMIDEZ DE LOS ÁRBOLES

La timidez es un rasgo que afecta tanto a humanos como a animales, pero resulta que los árboles también la desarrollan. La timidez botánica, conocida como la timidez de los árboles, es un fenómeno observado en algunas especies arbóreas en el cual las copas de los árboles frondosos no se tocan entre sí, formando un dosel con brechas o espacios que les permite desarrollarse sin afectar al resto de individuos. Este fenómeno se suele suceder entre árboles de la misma especie, aunque también ocurre entre árboles de diferentes especies. Es evidente que la naturaleza en general y los árboles en particular han desarrollado una capacidad de respeto e integración. Nosotros, que nos hacemos llamar “sociedad inteligente”, deberíamos ser capaces de poner en práctica esta capacidad de respeto propia de la naturaleza.

 

Éste fenómeno sorprendente que se da en la copa de los árboles ha sido discutido por la comunidad científica desde 1920 y aun así, no ha llegado a un consenso que explique el mecanismo que da lugar a la timidez de los árboles. Pese a existir numerosas hipótesis, podemos decir que existen tres principales que explican este comportamiento de los árboles: La hipótesis de la fricción, la hipótesis de la alelopatía y la hipótesis de los fotorreceptores. Veamos en que se basa cada una de ellas.

 

 

 

 

 

HIPÓTESIS QUE EXPLICAN LA TIMIDEZ DE LOS ÁRBOLES

 

  • Hipótesis de la Fricción: El término “timidez de los árboles” (crown shyness en inglés) fue acuñado por primera vez en los años 50 por el botánico australiano Maxwell Ralph Jacobs en su libro Hábitos de crecimiento del eucalipto. Maxwell, sostenía que este fenómeno se debía a la abrasión que producen unas hojas contra otras cuando se rozan a consecuencia del viento que mueve los árboles. Pero esta teoría parece haber sido descartada por la mayor parte de la comunidad científica.

 

  • Hipótesis de la alelopatía: En botánica, la alelopatía es cualquier efecto –positivo o negativo- que una planta transmite a otra a través de la producción de diferentes compuestos químicos. Estos compuestos son los denominados aleloquímicos. En otras palabras, las plantas y árboles, como ya adelantábamos en el artículo “Los árboles del bosque hablan entre si”, se comunican entre ellos mediante señales químicas. Esta relación se produce más frecuentemente entre árboles y plantas de la misma especie, aunque también se da entre individuos de distinta especie. Esta hipótesis es la que cuenta con mayor respaldo actualmente.

 

  • Hipótesis de los fotorreceptores: Como se puede apreciar en el capítulo XVIII del libro “Fisiología Vegetal” de Francisco A. Squeo y Liliana Cardemil, las plantas, además de las señales químicas, han desarrollado mecanismos que les permite detectar y sentir la luz de distintas longitudes de onda y generar respuestas celulares para optimizar su crecimiento y desarrollo, minimizando eventuales daños.

 

Los árboles y las plantas, mediante los fotorreceptores fitocromo (sensores de luz capaces de detectar la zona de luz roja lejana), son capaces de percibir la proximidad de otros individuos. A su vez, otro tipo de fotorreceptores detectan la luz azul para evitar las zonas de sombra producidas por otros individuos. El conjunto de todas estas señales lumínicas captadas provocarían en el árbol la respuesta de alejarse del adyacente y obtener así una mayor cantidad de luz imprescindible para hacer la fotosíntesis.

 

 

La timidez de los árboles es un fenómeno observado en algunas especies arbóreas en el cual las copas de los árboles frondosos no se tocan entre sí

 

 

Como decíamos, la causa exacta de la timidez de los árboles es incierta. Por el momento, parece que ésta timidez obedece más a una relación de colaboración entre individuos y especies por la supervivencia en lugar de una competición. O dicho de otra forma: se trata de una convivencia y no de una supervivencia.

 

 

Estas prácticas colaborativas entre individuos y especies desarrolladas por la naturaleza deberían hacernos reflexionar y poner en práctica modelos colaborativos que nos permitan encontrar soluciones sostenibles a largo plazo y, tal y como exponíamos en el artículo “Colaborar para afrontar los desafíos del Planeta”, consigamos una sociedad más equitativa, unos entornos naturales más sanos y, como consecuencia, una mejora en las condiciones de vida.

 

 

Tenemos una responsabilidad con las generaciones futuras, y ese compromiso es cuidar el Planeta. En este sentido, desde ASHES TO LIFE estamos comprometidos con el cuidado de los entornos sociales y ambientales mediante el desarrollo de nuestro Proyecto de Investigación Medioambiental ASHES TO LIFE Project, que tiene como objetivo devolver la vida a los bosques que han sufrido incendios. Este proyecto de restauración ecológica de los ecosistemas forestales dañados, se presenta como una oportunidad para las empresas y organizaciones de colaborar en una acción que nos permitirá, como sociedad, afrontar uno de los principales desafíos actuales: el cambio climático.

 

ASHES TO LIFE #CuidaTuPielYlaDelPlaneta.

ASHES TO LIFE

Queremos devolver a la vida los bosques incendiados transformando parte de sus cenizas en productos ecológicos. #CUIDATUPIELYLADELPLANETA

También te puede interesar

LOS HIMALAYAS Y LOS JABONES DE CENIZA DE ASHES TO LIFE

DICIEMBRE EN LA NATURALEZA Y EN LA MENTE COLECTIVA

LA NATURALEZA: FUENTE DE INSPIRACIÓN

¿JABONES O BOMBONES? UN LUJO PARA LOS SENTIDOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *