TRATAMIENTO DE LA PIEL GRASA: CONSEJOS Y CUIDADOS

La piel grasa -expresión que tiende a evitarse o protegerse bajo la frase “piel mixta o acneica” al no sonar tan mal como la anterior-, es un tipo de piel que se caracteriza generalmente por su grosor, poros dilatados, aspecto graso, opaco y brillos. Esto se debe al exceso de sebo, que favorece la aparición más o menos regular de imperfecciones cutáneas tipo «puntos negros» o «granos». El tratamiento de la piel grasa requiere que se tomen tanto precauciones especiales como la utilización de productos de belleza que se adapten a este tipo de pieles.

 

 

La piel, produce lípidos (grasa) para crear una barrera natural para combatir la sequedad y que a su vez nos protege de las agresiones externas. Pero cuando lo hace en exceso, provoca un aspecto más húmedo y brillante, convirtiéndose en lo que se conoce como piel grasa, piel mixta o acneica. Esto sucede porque las glándulas sebáceas tienen una sobreproducción de sebo. Y como consecuencia este tipo de piel es más propensa al acné, puntos negros, espinillas, poros abiertos y brillos.

 

 

Pese a estas consecuencias, es importante destacar que la piel grasa es más fuerte, resistente y envejece mejor. Así que, si tienes la piel grasa, ¡enhorabuena!. Simplemente debes poner solución a esas consecuencias con los mejores cuidados dermatológicos (tanto de día como de noche) y seguir unos consejos de belleza y alimentación básicos.

 

 

El tratamiento de la piel grasa requiere del uso de productos cosméticos seborreguladores, exfoliantes y astringentes

 

 

 

TIPS PARA CUIDAR LA PIEL GRASA DE FORMA FÁCIL Y EFECTIVA

 

 

Existen diversas causas y factores que pueden provocar exceso de sebo en el rostro, como por ejemplo, un desequilibrio hormonal, herencia genética, edad, clima, alimentación y estilo de vida, entre otros. Lo ideal para tratar este tipo de problema es entender la causa mediante un diagnóstico en profundidad y seguir un tratamiento específico bajo la supervisión de un especialista en dermatología. Dicho esto, veamos algunos consejos que pueden ayudar para cuidar la piel grasa de una forma fácil y efectiva:

 

 

1.- LIMPIEZA PROFUNDA DE LA PIEL:  Realizar una limpieza en profundidad es imprescindible para evitar que el sebo se acumule y tapone los poros. Lo ideal es realizarla dos veces al día, una por la mañana y otra por la noche, pues limpiar la piel en exceso provoca la eliminación del manto protector y, consiguientemente, la deshidratación de la misma.

 

Para este tipo de limpieza deben utilizarse productos sin alcohol, pues podría tener un «efecto rebote» y generar más grasa. En este sentido, la utilización de productos que incorporen en su formulación carbón activado como nuestro Jabón de Ceniza Hidratante ayudan a absorber muy bien las impurezas de la piel.

 

 

2.- HIDRATACIÓN: En ocasiones se piensa que al tener la piel grasa ésta no necesita hidratación, y es un error. La hidratación de la piel ayuda a que ésta mantenga su elasticidad y su función protectora. Según la Academia Española de Dermatología Venereología el agua representa más del 30% de nuestra piel. Ésta se encuentra en las tres capas principales de la piel (epidermis, dermis e hipodermis).

 

Tal y como exponíamos en este mismo blog en el artículo “Hidratación: vida para la piel”, de los múltiples cuidados de la piel, la hidratación es la más básica y necesaria después de la limpieza. Por ello, para el tratamiento de la piel grasa conviene utilizar productos que restablezcan los niveles idóneos de agua y aportes vitaminas y minerales.

 

 

3.- FOTOPROTECCIÓN: El tratamiento de la piel grasa requiere unos cuidados especiales, y entre ellos, se encuentra el uso diario de productos fotoprotectores, incluso en invierno. Estos fotoprotectores deben estar formulados con filtros UV 100% minerales, ya que los filtros químicos son grasos y dejan brillos. Los principales filtros minerales son el dióxido de titanio y el óxido de zinc, que además de absorber la grasa, ofrecen protección de amplio espectro UVA y UVB. Es conveniente que estos fotoprotectores tengan una textura ligera, de acabado mate y transparente.

 

 

4.- VITAMINAS PARA LA PIEL: La utilización de productos ricos en Vitamina C y antioxidantes aporta a la piel protección frente a los radicales libres. Este tipo de productos, en pieles jóvenes, atenúa las líneas de expresión y aporta luminosidad.

 

 

El tratamiento de la piel grasa requiere que se tomen tanto precauciones especiales como la utilización de productos de belleza que se adapten a este tipo de pieles

 

 

5.- EXFOLIACIÓN: La limpieza en profundidad del rostro requiere de una correcta exfoliación, pues libera las células muertas y ayuda suavemente a que éstas se desprendan, dejando paso a una piel más radiante. De ahí, la importancia de realizar un peeling de forma regular: por un lado ayuda a estimular la regeneración celular que sucede en la dermis y, a la vez, mejora considerablemente el aspecto y la luminosidad de la epidermis.

 

Habitualmente, la exfoliación se usa para mejorar el aspecto de la piel dañada por el sol, disminuir arrugas, mejorar cicatrices de acné o varicela e incluso para decolorar o eliminar manchas, resultando ser un paso importante a la hora de cuidar la piel. Además, tal y como exponíamos en el artículo “La importancia de exfoliar la piel”, las exfoliaciones periódicas estimulan al gen p53, un auténtico “guardián” de la piel frente al cáncer de piel. Las pieles grasas, suelen acumular granitos en la zona T, de ahí que la exfoliación además de frenar la aparición de acné, incremente la regeneración de células epidérmicas.

 

 

El tratamiento de la piel grasa requiere del uso de productos cosméticos seborreguladores, exfoliantes y astringentes, que ayuden a reducir la cantidad de grasa y el tamaño de poro de la piel y a mejorar su textura. Pero es indispensable que los exfoliantes tengan microgránulos y se apliquen con mucha delicadeza.

 

 

En este sentido, el Jabón de Ceniza Exfoliante de ASHES TO LIFE con micronizado de hueso de aceituna resulta el aliado perfecto para el tratamiento de la piel grasa, pues este cosmético ecológico, además de permitir una correcta exfoliación, contiene minerales y activos muy hidratantes que, al ser aplicados mediante un masaje estimulante y drenante, mejora notablemente la calidad, aspecto, tersura y luminosidad de la piel.

 

 

La utilización de productos cosméticos ecológicos certificados y seguir estos pequeños consejos, ayudará a que las pieles grasas luzcan más saludables, sin brillos e imperfecciones. Para llevar a cabo esta rutina completa, desde ASHES TO LIFE te proponemos el BOX Tratamiento, que incluye el Jabón de Ceniza Hidratante y el Jabón de Ceniza Exfoliante de los que te hemos hablado en este post y que contienen un 98,09% Y 95,34% de ingredientes ecológicos respectivamente. ¡Hazte con estos cosméticos ecológicos certificados y luce una piel perfecta y saludable!

 

ASHES TO LIFE #CuidaTuPielYlaDelPlaneta

ASHES TO LIFE

Queremos devolver a la vida los bosques incendiados transformando parte de sus cenizas en productos ecológicos. #CUIDATUPIELYLADELPLANETA

También te puede interesar

SANAR LA PIEL TRAS EL VERANO

CAMBIOS EN LA PIEL SEGÚN LAS ESTACIONES

PREPARAR LA PIEL PARA EL VERANO

LIMPIEZA FACIAL CON COSMÉTICA ECOLÓGICA: LA RUTINA ESTRELLA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *