LA MICROBIOTA CUTÁNEA: QUÉ ES, FUNCIONES Y CUIDADOS

Desde que nacemos, nuestra piel está habitada por bacterias, hongos, virus y parásitos conocidos como microbiota cutánea. Éstos, viven en la superficie de la piel y, a cambio, nos ayudan a desarrollar el sistema inmunológico que protege nuestra piel. Cuidar de esta primera defensa natural (formada por la barrera cutánea y la microbiota), resulta vital para mantener la correcta salud de la piel.

 

 

La piel de las personas, la frontera que defiende la salud y la belleza”, es el órgano más extenso de nuestro cuerpo. Pero es mucho más que una simple cobertura externa. Se trata de un órgano imprescindible para la vida, pues constituye la superficie de intercambio entre el entorno interior y el entrono exterior.

 

 

Esa condición hace que la piel -un órgano vital-, se encuentre expuesta constantemente a múltiples agresiones y variaciones a las que se tiene que adaptar de forma permanentemente. Hasta hace relativamente poco, ésta “función barrera de la piel” era atribuida únicamente a la estructura y composición de la misma. Sin embargo, los distintos estudios sobre el tema han permitido reflejar que esa función protectora está apoyada por un conjunto de microorganismos que representan la denominada “microbiota cutánea”.

 

 

Pese a ser invisible a simple vista, su importancia es tal que, de su buen estado, depende la salud de nuestra piel. Y es que entre otras cosas, ayuda a regular los procesos inflamatorios, a combatir el daño solar y el estrés oxidativo, contribuye a la correcta cicatrización de los tejidos e, incluso, nos protege contra alérgenos y patógenos externos. De ahí que debamos tener especial cuidado con los productos cosméticos con los que tratamos la piel.

 

 

La microbiota cutánea juega un papel fundamental en la salud general de la piel y contribuye, en gran medida, a protegerla frente a problemas cutáneos favoreciendo la función barrera de la piel.
La hidratación es clave para mantener el equilibrio de la microbiota cutánea | ASHES TO LIFE

 

 

QUÉ ES LA MICROBIOTA CUTÁNEA, TIPOLOGÍAS Y CUÁLES SON SUS FUNCIONES

 

 

Podemos definir la microbiota cutánea como el conjunto de microorganismos que habitan en la piel y que está compuesto por bacterias, hongos, virus y parásitos. En su conjunto, todos estos microorganismos constituyen un ecosistema cutáneo complejo y dinámico que interactúa con el huésped.

 

 

Al igual que sucede en cualquier ecosistema, en los ecosistemas cutáneos se suceden distintas interacciones entre los microorganismos y entre estos y el huésped, como la simbiosis (cualquier relación estable entre dos o más organismos de distintas especies), el comensalismo (relación beneficiosa para uno de los organismos e indiferente para el otro) y la competencia (lucha para conseguir los recursos necesarios para sobrevivir).

 

 

Generada desde el nacimiento, conviene destacar que la microbiota cutánea se desarrolla a medida que avanza la edad y que se trata de un “marcador individual”, es decir, varía de manera cuantitativa y cualitativa según cada individuo. Y es que factores como la edad, el sexo, el sistema inmunitario, el pH, la temperatura e incluso la humedad ambiental, tienen la capacidad de modificar su composición. Pese a ser un marcador individual, la microbiota cutánea se divide en dos grandes grupos:

 

  • Microbiota cutánea residente: Aquella que vive en total simbiosis con la piel. Según los distintos estudios, está presente en todas las capas de la piel (epidermis, dermis e hipodermis).
  • Microbiota cutánea transitoria: Aquella que no se establece de forma permanente en la superficie de la piel pero puede persistir durante horas o días. Varía a lo largo del día según las actividades realizadas y las variaciones de las condiciones del entorno.

 

Sea cual sea su tipología, la diversidad de bacterias, hongos, virus y parásitos en su conjunto desempeñan funciones que tienen siempre el mismo objetivo: garantizar que la piel se encuentre en un buen estado de salud. Entre las distintas funciones que cumple la microbiota cutánea, destacan:

 

  • Protección frente al ataque de patógenos: Las bacterias de la piel viven en “armonía” y trabajan de forma conjunta produciendo compuestos para evitar que patógenos externos “colonicen su territorio”.
  • Estimulación del sistema inmune: Las bacterias ayudan a que el sistema inmune esté siempre estimulado. De esta forma, cuando el cuerpo recibe el ataque de un patógeno real, el sistema inmunitario ya está preparado y puede combatirlo de una forma más efectiva.
  • Perfume personal: Distintos estudios reflejan que el microbioma cutáneo tiene una enorme influencia en la producción de olor corporal en función de cómo reaccionan ante el sudor. Teniendo en cuenta que cada persona tiene una composición bacteriana en la piel, esto explica que cada individuo tenga su “perfume concreto”. Por ello, el olor característico individual viene determinado por las poblaciones bacterianas que habitan en cada piel.
  • Mantenimiento de la hidratación de la piel: Las distintas bacterias que conforman el microbioma de la piel ayudan a la degradación de los lípidos presentes en la superficie de la epidermis, garantizando que la película hidrolipídica se mantenga siempre en condiciones óptimas. Con ello, además de ayudar a potenciar la función barrera de la piel, hacen que ésta luzca en buen estado de salud y se muestre hidratada, firme y suave.
  • Protección frente a la radiación UV: Una de las cualidades más características de las bacterias es su alta resistencia a las condiciones más adversas. Y pocas cosas hay más peligrosas para los seres vivos que la radiación UV procedente de los rayos solares, pues incitan al daño en el material genético de las células. En este sentido, las bacterias de la microbiota cutánea actúan como “capa de protección natural” al ser capaces de aguantar mejor la radiación solar que nuestras células. O dicho de otra forma, las bacterias de nuestra piel funcionan como una “crema solar natural”.

 

 

Resumiendo, la microbiota cutánea juega un papel fundamental en la salud general de la piel y contribuye, en gran medida, a protegerla frente a problemas cutáneos. Por ello, es de vital importancia mantener el microbioma equilibrado y extremar sus cuidados.

 

 

La cosmética ecológica sólida libre de sustancias tóxicas y con propiedades emolientes es ideal para proteger la salud de la microbiota cutánea.
Alta cosmética ecológica sólida con propiedades suavizantes, elastizantes, antioxidantes, emolientes y regeneradoras | ASHES TO LIFE

 

 

CÓMO CUIDAR DEL MICROBIOMA DE LA PIEL

 

Al igual que sucede en el resto de los ecosistemas, la estabilidad de este complejo ecosistema cutáneo depende de la sincronía de todos sus agentes. Esta afirmación, no hace más que reflejar las “Similitudes entre la piel de las personas y la del Planeta”. Pero también, evidencia la importancia que supone la conservación y cuidado de este ecosistema tan vital para la buena salud de nuestra piel

 

 

Y es que cualquier alteración en este hábitat, puede afectar sobre el equilibrio del microbioma de la piel. Este desequilibrio, puede derivar en diferentes patologías dermatológicas no infecciosas como la psoriasis, el acné, la rosácea o la “Piel atópica o sensible, con las alteraciones en la composición de la microbiota cutánea. Para evitar este tipo de afecciones, resulta conveniente:

 

  • Llevar un estilo de vida saludable: Con una alimentación rica en frutas, verduras y grasas saludables junto a la práctica de ejercicio físico y un buen descanso.
  • Evitar episodios de estrés para la piel: El tabaco, el consumo excesivo de alcohol y la contaminación ambiental son algunos de los elementos más afectan a la función barrera de la piel.
  • Dar un respiro a la piel: Los perfumes y maquillajes pueden alterar el hábitat, por ello conviene dar descansos a la piel de vez en cuando respecto a la utilización de estos productos.
  • Mantener una óptima hidratación: El agua representa más del 30% de nuestra piel, por lo que su aporte es esencial para mantener su salud. Incorporar en la rutina de belleza cosméticos ecológicos formulados con propiedades emolientes, ayudará a evitar la sequedad y a suavizar la piel, creando una capa protectora que evita la pérdida de agua por evaporación.

 

 

Un apartado fundamental a la hora de mantener sano el equilibrio de la microbiota cutánea es el uso de productos de higiene y cuidados específicos que aporten probióticos y prebióticos:

 

  • Los probióticos: son microorganismos vivos con beneficios conocidos para la salud que permiten estimular la inmunidad celular y restablecer el equilibrio de la flora.
  • Los prebióticos: son sustratos, generalmente polisacáridos, que nutren y fomentan el crecimiento de bacterias beneficiosas.

 

 

De ahí que probióticos y prebióticos sean unos grandes aliados a la hora de tratar pieles que tengan la microbiota cutáneaempobrecida o alterada, pues permiten transferir microorganismos beneficiosos para que ésta, recupere su estabilidad y equilibrio natural.

 

 

Dada la importancia que tiene mantener la microbiota cutánea en buen estado y la cantidad de agentes externos que pueden hacer que ésta se dañe o debilite, resulta recomendable, a su vez, utilizar productos de cosmética ecológica, pues sus ingredientes naturales libres de sustancias tóxicas favorece el equilibrio de la microbiota, haciendo que la piel esté más sana, más fuerte y que sea mucho más resiliente frente a las agresiones internas y externas.

 

 

¡Súmate a la belleza consciente de Ashes To Life! y comienza a cuidar tu piel con productos de “Alta cosmética ecológica con baja huella ambiental” que, además de ser respetuosos con tu piel, son respetuosos con el medio ambiente.

 

ASHES TO LIFE #CuidaTuPielYlaDelPlaneta

logo

ASHES TO LIFE

Queremos devolver a la vida los bosques incendiados transformando parte de sus cenizas en productos ecológicos. #CUIDATUPIELYLADELPLANETA

También te puede interesar

CUIDAR LA PIEL DEL ROSTRO EN OTOÑO CON COSMÉTICA ECOLÓGICA

RADIANCE: TRATAMIENTO ECOLÓGICO PROFESIONAL PARA ILUMINAR LA PIEL CON CÉLULAS MADRE DE GRANADA

LA IMPORTANCIA DE DETOXIFICAR Y PURIFICAR LA PIEL DEL ROSTRO

COSMÉTICA ECOLÓGICA PARA CUIDAR LA PIEL DEL ROSTRO EN INVIERNO

Deja una respuesta

INICIAR SESIÓN para dejar un comentario