FUEGO Y AGUA. IMPACTO DE LOS INCENDIOS EN EL CICLO HIDROLÓGICO

Lamentablemente, los incendios forestales siguen siendo una causa frecuente en la  destrucción de ecosistemas. Su impacto ecológico depende en gran medida de la intensidad, recurrencia y duración del incendio – es muy superior a lo que se ve a simple vista y sobrepasa incluso las áreas afectadas -. Algunas de las consecuencias de estos incendios son: la destrucción de biodiversidad, el aumento de la desertificación, la erosión y la contaminación del agua.

 

Los incendios forestales naturales han ocurrido desde siempre como un elemento normal en el funcionamiento de los ecosistemas. A su vez el fuego ha permitido una serie de hábitats en los que distintos organismos pueden prosperar. La corteza gruesa de muchos árboles, como el pino piñonero y el alcornoque; la gran capacidad de rebrote de algunas plantas y árboles, como los robles y encinas; el desarrollo de raíces muy profundas o de semillas con cubiertas duras que se abren tras un fuego, como las del pino carrasco o la jara blanca, son evidencias de adaptación a las características de la zona mediterránea.

 

Incendios forestales naturales

 

El impacto medioambiental de los incendios forestales no se limita a la biodiversidad del entorno. El suelo y el agua también se ven afectados de forma relacionada. Las zonas mediterráneas destruidas por el fuego son víctimas de un fenómeno conocido como “sabanización“. La tierra queda casi estéril y limita la recolonización de las plantas autóctonas. El suelo se vuelve más impermeable e impide la penetración del agua en su interior. La actividad bacteriana y de los hongos, trascendentales en los procesos biológicos del suelo, se ve también muy afectada. La sucesión de nuevos fuegos y lluvias torrenciales incrementa la erosión y la pérdida del suelo fértil.

 

Los cambios que produce el fuego en la vegetación, la fauna, los ciclos biogeoquímicos, las propiedades del suelo y los procesos hidrológicos, se deben al calentamiento producido por el mismo incendio, pero también a las condiciones ambientales surgidas tras la pérdida de la cubierta vegetal y el recubrimiento con cenizas derivadas de la combustión de la materia vegetal.

 

Mercedes Berenguer Bodi expone en su Tesis Doctoral: “El paso del fuego transforma súbitamente el aspecto y el funcionamiento del ecosistema allí donde se produce, y deja una herencia que lo afectará durante años de manera muy dinámica y variable dependiendo de múltiples factores. Las cenizas son uno de los factores clave para entender la evolución de las zonas afectadas por incendios forestales. Las cenizas se consideran el residuo del material orgánico tras el paso del fuego. Estas cubren el suelo temporalmente formando una capa de espesor y características físicas y químicas variables, las cuales dependen del material original y de la severidad del incendio. Las cenizas influyen decisivamente en los ciclos biogeoquímicos, incluido el del carbono, modifican las tasas de infiltración del suelo y la generación de escorrentía, controlan las tasas de erosión y alteran las propiedades físicas y químicas de los suelos. Incluso después de ser lavadas, disueltas o erosionadas, seguirán influyendo en los ciclos de la materia y la energía al modificar las propiedades del agua y de los suelos donde se incorporen.”

 

Cenizas tras un incendio forestal

 

Resulta evidente que los incendios forestales generan cambios en el ciclo hidrológico dentro de la cuencas hidrográficas: la pérdida de vegetación, disminución de la materia orgánica y los cambios en las propiedades del suelo podrían ocasionar una disminución en las tasas de infiltración, disponibilidad de agua y aumento de escurrimiento. A su vez, las cenizas pueden aumentar la capacidad de infiltración y prevenir o retrasar la escorrentía hasta ciertas cantidades e intensidades de las precipitaciones. A todo lo anterior, hay que sumar, la disponibilidad de agua que se ve afectada por la vegetación post incendio, ya que cuando esta vegetación se comienza a recuperar, se produce un incremento en el consumo de agua debido a las altas tasas de evapotranspiración.

 

Además, el agua procedente de la escorrentía superficial arrastra las cenizas ocasionadas en el incendio pudiendo llegar a los cauces, ríos y mares, lo que altera la calidad de las masas de agua que tiene consecuencias negativas para la fauna y flora de los ríos y mares. Existen datos que evidencian que ese arrastre de cenizas tiene un efecto muy negativo para el marisqueo, principalmente para especies filtradoras como los moluscos (berbercho, almejas, ostras, mejillones) ya que estas especies al alimentarse por filtración retienen gran cantidad de sustancias que pueden estar contaminadas.

 

Consecuencias de los incendios en el ciclo hidrológico

 

En el mismo sentido  hay que considerar que durante el incendio, el humo  que se emite a la atmósfera  que contiene gases químicamente activos, y cuya toxicidad aumentará  la intensidad y la duración del incendio. Gases como el monóxido y dióxido de carbono, óxiodo nítrico y metano, llegan a la atmósfera precipitando la lluvia ácida, lo que a su vez,  también contamina las masas de agua. Por todo ello, podemos afirmar que los incendios forestales  contaminan  de diversas formas y ocasionan enormes daños en el medio ambiente.

 

Finalmente,  se hace  necesario destacar la importancia de los bosques respecto del ciclo del agua. Éstos, ralentizan el flujo de agua, que se infiltra gradualmente a través del suelo, garantizando un suministro estable durante todo el año, incluso en  las estaciones más secas. Al mismo tiempo, filtran el agua que entra en nuestros ríos, lagos, arroyos y aguas subterráneas, aumentando así la calidad de este recurso vital.

 

Sin duda, la calidad del agua y consecuentemente el bienestar humano, están profundamente vinculados a la salud de nuestros bosques.

 

ASHES TO LIFE #CuidaTuPielYlaDelPlaneta

GuardarGuardar

GuardarGuardar

ASHES TO LIFE

Queremos devolver a la vida los bosques incendiados transformando parte de sus cenizas en productos ecológicos. #CUIDATUPIELYLADELPLANETA

También te puede interesar

LA PIEL DE LA TIERRA

Deja un comentario