EL ACEITE DE COCO EN COSMÉTICA. FUENTE DE VIDA PARA LA PIEL

Es un hecho que el mercado de cosmética ecológica está creciendo. La sociedad está experimentando un interés creciente en productos que son sostenibles y ecológicos. Es decir, en cuya fabricación no intervienen procesos químicos. El principal motivo y más obvio es porque los ingredientes utilizados en la cosmética ecológica son más beneficiosos para la salud de nuestra piel. Pero además, con ellos ejercemos un consumo más respetuoso con el medio ambiente.

 

 

Entre estos ingredientes, se encuentra una fuente de vitamina E: el aceite de coco. Utilizado desde tiempos remotos por poblaciones del pacífico sur, el aceite de coco es un aceite vegetal conocido también como manteca de coco. Se trata de una sustancia grasa que contiene cerca del 90 % de ácidos saturados extraídos mediante prensado de la pulpa de los cocos (Cocos Nucifera).

 

 

Hoy en día, de hecho, este ingrediente es tendencia en tratamientos de belleza gracias a sus múltiples propiedades. Entre los principales beneficios del aceite de coco a nivel estético destaca su gran poder hidratante. En este sentido, como aceite vegetal, es capaz de penetrar en las capas más profundas de la piel y ayuda a que se mantenga tersa y firme, en tanto que se compone de partículas que estimulan las fibras encargadas de producir colágeno. Sus propiedades antibióticas y antimicrobianas protegen de los rayos UV y de los radicales libres, previniendo la aparición prematura de arrugas y manchas. Debido a su bajo pH, el aceite de coco tiene un efecto ligeramente desodorizante y no irrita la piel. Pero veamos en profundidad que propiedades tiene el aceite de coco en cosmética, fuente de vida para la piel.

 

 

 

 

 

PROPIEDADES DEL ACEITE DE COCO PARA LA PIEL

 

Dada su composición oleosa, el aceite de coco ecológico aporta infinidad de propiedades y beneficios a la piel. Entre ellas, caben destacar su capacidad:

 

 

HIDRATANTE: Su textura densa, genera en la superficie un manto de protección que evita la pérdida de agua en la piel y la protege frente al frío y el viento del invierno, actuando así como un excelente hidratante y protector de la dermis.

 

DESINFECTANTE: Los ácidos laúrico y cáprico que contiene el coco, son conocidos ácido grasos de cadena media que le otorgan propiedades antimicrobianas y antifúngicas lo que lo convierten en un componente indicado para ayudar a desinfectar pequeñas heridas de la piel.

 

ANTIARRUGAS: Ayuda a prevenir la aparición de arrugas, contiene muchos antioxidantes como vitaminas E, K y minerales como el calcio, el hierro y el magnesio que mejoran la función celular y retrasan el envejecimiento prematuro de la piel.

 

ESTABILIZADOR DEL PH: Después de la limpieza diaria del rostro, el PH dérmico se ve alterado y los ácidos grasos que contiene el aceite de coco natural ayudan a restablecer un PH correcto de la piel, pudiéndose aplicar el ingrediente puro o algún producto cosmético que lo contenga.

 

PROTECTOR: La gran cantidad de antioxidantes que contiene protegen frente a la oxidación de la radiación UV (ultravioleta) tan dañina para la piel y la salud, siendo capaz de bloquear los radicales libres incluso de la polución ambiental, es uno de los aceites con menor oxidación y por eso es tan estable y duradero.

 

CALMANTE: Calma las pieles sensibles, previene la irritación y las rojeces gracias a su capacidad calmante y protectora.

 

ANTIINFLAMATORIO: Tiene capacidad antiinflamatoria y por ello es usado como aceite para pieles sensible, muy reactivas como aquellas con afecciones cutáneas como la psoriasis o la dermatitis atópica, ha de ser siempre puro, sin perfumes y de agricultura ecológica.

 

REVITALIZANTE: Aporta elasticidad y flexibilidad a la piel, es uno de los ingredientes a combinar con otros aceites vegetales para luchar contra la aparición de estrías.

 

ACELERADOR DEL BRONCEADO: Conocido en todo el mundo por las propiedades del aceite de coco para el bronceado, no sólo intensifica el tono de la piel sino que lo prolonga más tiempo.

 

 

El aceite de coco se ha convertido en un aliado fundamental del cuidado de la piel y de la belleza

 

 

CONSIDERACIONES

 

Conocidas las propiedades que aporta a la piel este ingrediente estrella, resulta necesario recordar que no todos los ingredientes son iguales ni se encuentran en la misma proporción en los distintos productos disponibles en el mercado. Por ello, tal y como exponíamos en el artículo “Factores determinantes para la elección de un cosmético ecológico”, es necesario comprender y analizar el etiquetado de los productos y seleccionar aquellos que son certificados, ya que ésta será la mejor garantía para asegurar que el producto va a aportar a la piel las propiedades de los ingredientes que lo componen. Teniendo en cuenta estas sencillas consideraciones estaremos evitando posibles efectos perjudiciales en nuestra piel al tener garantía de que los productos y están libres de químicos.

 

 

Conscientes de estas propiedades benéficas para la piel, en ASHES TO LIFE utilizamos en nuestras formulaciones aceite de coco con certificación ecológica para garantizar su calidad que ha sido extraído mediante el proceso de presión en frío (es decir, que no se ha aplicado calor durante su elaboración ya que ese calor alteraría sus propiedades nutricionales y terapéuticas). Tanto nuestro Jabón de Ceniza Hidratante como nuestro Jabón de Ceniza Exfoliante contienen este preciado ingrediente que se ha convertido en un aliado fundamental del cuidado de la piel y por ende, de la belleza.

 

ASHES TO LIFE #CuidaTuPielYlaDelPlaneta

ASHES TO LIFE

Queremos devolver a la vida los bosques incendiados transformando parte de sus cenizas en productos ecológicos. #CUIDATUPIELYLADELPLANETA

También te puede interesar

PROPIEDADES DEL ACEITE DE OLIVA PARA LA PIEL

LA MANTECA DE KARITÉ. UN INGREDIENTE DE ALTO VALOR COSMÉTICO

CENIZA DE CARBON VEGETAL VS CENIZA DE CARBON VEGETAL ACTIVADO

ACEITES ESENCIALES: EL ALMA DE LAS PLANTAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *